viernes, 3 de febrero de 2017

Temperatura y humedad en el huerto urbano interior

Alguien podría llegar a pensar que la temperatura y humedad del mismo, será la que se dé en la estancia donde se encuentre, al igual que habitualmente sucede con las plantas ornamentales de interior. Es corriente en muchos textos el decir eso de  " busque el lugar adecuado para cada planta; donde esta se encuentre cómoda..." Naturalmente eso en nuestro caso no es posible dada la instalación eléctrica y de iluminación que tendríamos que transportar buscando ese sitio… Y cuando cambia la estación, se nuevo con todo el instrumental de huerto buscando una nueva  situación en la casa. Esto no es posible.



Por lo tanto, hemos de buscar una situación lo mas idónea posible y que podamos completar sus circunstancias hasta llegar a las circunstancias idóneas que nuestro huerto urbano de interior necesita. Aquí hablaremos solo de temperatura y humedad, y el como conseguir la idónea.

Estado relativamente reciente de mi huerto interior

Particularmente creo que el tomate es uno de los cultivos mas difíciles de realizar en interior con luz artificial. Las condiciones que necesita son:

- Temperaturas mínimas nocturnas siempre por debajo de los 19-20ºC y nunca por debajo de los 10ºC. Si son inferiores, la planta puede morir y, si son superiores, no hay formación de flores o estas se malogran.
- Temperaturas máximas diurnas que no lleguen a los 35ºC (lo ideal son 30ºC). Este es un valor no demasiado importante siempre y cuando las temperaturas nocturnas estén en los valores mencionados.
- Diferencias entre las nocturnas y las diurnas, nunca inferiores  a los 10ºC. Si es inferior a este valor, no existirá floración, esta se malogrará o, las existentes, no serán capaces de producir frutos
- Humedad diurna entre 60-80%. Las nocturnas pueden ser superiores. Fuera de estos valores diurnos, la polinización es mas difícil o incluso imposible

Para que el tema de la calefacción y el aire acondicionado sea rentable, se ha de acudir a la entrada correspondiente de este blog o, en su caso, consultar la infinidad de ellas que sobre este tema se han desarrollado en El Taller , bajo el titulo genérico de "La nueva crisis energética".

Calefacción
En medio del invierno, no existirá ninguna vivienda que esté a mas de 22-23ºC. De igual forma, ninguna familia aceptará convivir con la alta temperatura que necesitamos (superior a 26ºC), por el hecho de poder tener un huerto interior.

Por ello, hay que buscar una calefacción local que nos pueda calentar el huerto, sin interferir demasiado en el resto de la vivienda y de la estancia donde se encuentre. Para esto, nada como la calefacción radiante con resistencias, lámparas de cuarzo o similares.

Calefacción radiante de pared o de techo


Resulta imprescindible que posea distintas potencias para adecuarlas a todas las situaciones climatológicas que se dan a lo largo del invierno y a lo largo de las horas dentro de la propia vivienda.

Se han de hacer experiencias para situarla a una distancia tal que, a su mínima potencia, pueda ser efectiva a la temperatura habitual de la vivienda (21-22ºC). De igual forma que a su potencia máxima pueda ser utilizada para eso pocos días al año donde hace realmente frío, incluso dentro de la vivienda.

Sencilla calefacción radiate de sobremesa con tras potencias


Particularmente yo, utilizo una de lámparas de cuarzo y tres potencias: 1200/800 y 400W. Suelo empezar al amanecer con los 1200w, hasta que el huerto se aproxime a los 24ºC, tras lo que pasaré a los 800w y 400w, consecutivamente,  para mantener un mínimo de 26-27ºC durante todo el horario de calefacción (un máximo de 6-8 horas). Tras esto, la temperatura de huerto caerá a los valores que tenga la vivienda, al igual que en la naturaleza la temperatura cae al ponerse el sol

Aire acondicionado en invierno
Como el huerto esta fijo, si lo hemos situado cerca de una ventana (lo mas lógico) y por el simple hecho de dejar la ventana abierta por la noche no conseguimos esos 15-19ºC nocturnos, hemos de bajar la temperatura con la incorporación de un ventilador, que introduzca el aire fresco de la noche a nuestro huerto.

Refrigerador por agua.
Es lo ideal para un huerto urbano por su bajísimo consumo eléctrico


Hay casos en que ni tan siquiera con el ventilador, conseguimos esas cifras; es el momento de pasar al aire acondicionado de agua (Convair o similar). Con él, tendremos la posibilidad de bajar en un máximo de casi 10ºC la temperatura nocturna, con un consumo eléctrico ridículo.

Aire acondicionado en verano
En esta epoca, lo que mas hemos de controlar son las temperaturas nocturnas pues, con las diurnas, tenemos mas margen de maniobra (hasta los 35ºC) . En ningún caso podrás superar los 19ºC. Por ello, la incorporación de un aire acondicionado específico en el huerto, es absolutamente imprescindible. De nuevo, los acondicionadores basados en el agua y con un bajísimo consumo, nos solucionaran el tema completamente (Convair o similar)

El aire seco, al atravesar la cortina de agua, se enfría y humidifica
 saliendo del aparato a una mas baja temperatura


En todos los casos (ventilador en invierno, aire acondicionado en invierno y aire acondicionado en verano) la formación de grandes corrientes de aire en nuestro huerto no será beneficioso, por lo que habrá que limitarse a provocar ligeras brisas sobre el mismo.

En verano, para que este sistema sea eficiente hay que crear una corriente
 de aire procedente de la ventilación cruzada.
En ocasiones, un ventilador extra, ayuda a que la estancia tenga una temperatura mas agradable


¿Como? Pues a potencia mínima del aparato y, si es necesario, con la incorporación de un potenciómetro que, además de reducir las corrientes por bajar la velocidad de los aparatos eléctricos, disminuyen el consumo eléctrico de forma espectacular (llegan a consumir, incluso, la cuarta parte de lo que consumen a su potencia mínima)

Humedad.
Ya hemos dicho que la humedad es muy importante para el cultivo del huerto, especialmente por los tomates. Son valores idóneos, los situados entre 60-80% de humedad relativa. Un humificador en invierno, o el propio Convair en verano, nos harán mantener estas cifras de forma muy fácil en los climas muy secos como Madrid. Para climas mas húmedos, o bien no son necesarios o incluso es necesario un deshumificador

Para climas muy secos como el de Madrid, un humificador grande, es el ideal
para mantener la humedad en la estancia donde se encuentre el huerto.
 Entre el 60-80% es lo idóneo

Para el control, con cierta precisión de todos los parámetros mencionados, es necesario un medidor, con función de máximos y mínimos, tanto de temperatura como de humedad, similar al de la imagen.

Pequeña estación de medida de humedad y temperatura, en máximos y mínimos


- Huerto interior: Temperatura, sistemas de control y ahorro energético
- Temperatura y humedad en el huerto interior
- Abonado y riego en el huerto interior
- Cultivar tomates con luz artificial
- El huerto urbano de interior con luz eléctrica
- La iluminación del huerto

No hay comentarios:

Publicar un comentario